Buscar
  • Círculo rojo

Genaro García Luna hizo un plan para matarme

ANABEL HERNÁNDEZ: CONTRACORRIENTE! (DW Noticias)


  • El poderoso exencargado de la seguridad pública en México fue detenido. Pero la red del equipo de policías corruptos gestada por él aún está viva, activa y poderosa


Hace dos meses, funcionarios del gobierno de Estados Unidos me contactaron. Eran portadores de una mala noticia, aunque no era nueva. De acuerdo con las investigaciones que ellos estaban realizando, habían logrado comprobar que Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública Federal de 2006 a 2012, durante el sexenio del Presidente Felipe Calderón, había orquestado un plan para asesinarme en represalia por mi trabajo de investigación periodística sobre sus vínculos con el Cartel de Sinaloa. Investigación que comenzó en 2006, hace 13 años, cuando el jefe policíaco era el hombre más cercano al presidente Calderón; era su brazo derecho, el que le susurraba al oído.


El domingo pasado, en Texas, García Luna fue arrestado por órdenes de un juez de la Corte Este de Nueva York. La misma que sentenció a cadena perpetua a Joaquín Guzmán Loera "El Chapo”, uno de los cabecillas del Cartel de Sinaloa. La noticia corrió rápidamente en los medios de comunicación del mundo. Era la primera vez que un secretario de Estado del gobierno de México era acusado formalmente de tráfico de drogas a Estados Unidos, recibir de tres a cinco millones de dólares de sobornos del Cartel de Sinaloa, y de haber mentido al gobierno estadounidense. Al menos le esperan 10 años de prisión.


García Luna era el funcionario público más poderoso de México en 2006 cuando inicié mis investigaciones. Incluso se decía que tenía más poder real que el propio presidente con un ejército de policías, de la Policía Federal, de más de 50 mil elementos. Yo revelé por primera vez su historial de corrupción y sus vínculos con el Cartel de Sinaloa desde 2008, 2009 y 2010. Y a lo largo de los últimos nueve años, revelé los señalamientos de haber recibido sobornos que había recibido del Cartel de Sinaloa, al igual que sus colaboradores más cercanos. Y a través de una investigación patrimonial que hice al funcionario, descubrí propiedades con valor de millones de dólares que él tenía y que no correspondían a su salario, ni a sus ahorros, ni a su declaración patrimonial, ni la declaración de impuestos, ni a los bienes de su esposa Linda Cristina Pereyra.


Mudanza a Miami


Publiqué esa información a lo largo de varios reportajes y en cuatro libros: "Los cómplices del Presidente” (2008), "Los Señores del Narco” (2010) traducido al inglés "Narcoland. The mexican drug lords and their godfathers” y "México en llamas, el legado de Calderón" (2012). En este último libro di a conocer, antes de que terminara su cargo, que el funcionario ya estaba mudándose a Miami donde como empresa fachada le había comprado un restaurante en quiebra a su esposa, entre otras empresas que estaba creando de la noche a la mañana. García Luna era y se sentía absolutamente impune. Eso no duraría para siempre. El pago de sobornos que yo revelé en 2010 fue confirmado en el juicio contra "El Chapo", llevado a cabo de noviembre de 2018 a enero de 2019.


La semana pasada salió publicado mi ultimo libro "El Traidor. El diario secreto del hijo de El Mayo (Ismael Zambada García)”. "El Mayo" era el jefe de "El Chapo" y ahí Vicente Zambada Niebla revela, en su diario personal, el funcionamiento interno del Cartel de Sinaloa que comanda su padre desde hace 50 años. Entre otras cosas habla con grotesco detalle sobre la corrupción de la Policía Federal en los tiempos de García Luna. De esto hablaré la próxima semana.


A lo largo de mis años de investigación pude identificar a todos los integrantes corruptos del equipo de García Luna. Una larga red de policías al servicio del Cartel de Sinaloa, que no sólo no los arrestaban, sino que incluso bajo las órdenes de Ismael Zambada García, alias "El Mayo”, junto con sus pistoleros atacaban a los carteles enemigos: narcos y policías viajando en los mismos vehículos, compartiendo armas, con un único fin: apropiarse de México. García Luna y su equipo corrupto también ayudaban al cartel a trasladar su droga de sur a norte, de este a oeste del territorio mexicano. Además, la propia Secretaría de Seguridad Pública Federal y la Policía Federal compraban droga al Cartel de Sinaloa, que ellos mismos vendían por su cuenta.


Enriquecimiento inexplicable


Cuando di a conocer que García Luna se mudó a Miami era porque había comenzado a crear un complicado esquema de empresas junto con amigos y su propia esposa, típico de las operaciones de lavado de dinero. Presuntamente utilizó a los empresarios Samuel y Alexi Weinberg para disfrazar su fortuna. Ellos son propietarios en México de la empresa ICIT , dedicada a la seguridad privada y proveedora del gobierno federal. Y de empresas inmobiliarias en Miami, entre otros giros de negocio. Cuando García Luna salió del gobierno algunos periodistas pensaron que los favores de los Weinberg eran por corrupción. En mis investigaciones todo indicaba que era un tema más grave. Esperé. Las cosas se le complicaron a García Luna cuando habría realizado un movimiento de más de 3 millones de dólares. Inmediatamente llamó la atención del gobierno estadounidense.


Finalmente, García Luna fue detenido. Pero la red del equipo de policías corruptos gestada por él aún está viva, activa y poderosa en México. Uno de ellos, Luis Cárdenas Palomino, ha sido protegido durante años por el empresario Ricardo Salinas Pliego, hoy uno de los hombres más cercanos al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Ojalá que eso no influya al momento, si es que llega, en que al menos por pudor la actual administración de izquierda intente sancionar la corrupción de los que aún no son arrestados por el gobierno de Estados Unidos.


El gobierno de México pediría la extradición de García Luna para que fuera juzgado en México. Y es que hay muchos dentro de la administración actual federal y en diversos estados de la República como el Estado de México y la Ciudad de México que deben estar muy preocupados por la continuación de las investigaciones del gobierno estadounidense. El jefe de la policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, gobernada por el partido Morena, fundado por López Obrador, fue protegido del propio García Luna y tuvo su misteriosa y veloz carrera policiaca bajo su sombra.


Impunidad asegurada


Si García Luna fuera extraditado, son tantas sus conexiones y personal que está en la Fiscalía General de la República, en la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana federal, y en la Policía Federal y en diversas instituciones de justicia y seguridad pública, que es difícil pensar que sería realmente llamado a cuentas. Si es extraditado tendría su impunidad asegurada.


Me han llamado decenas de periodistas desde que salió la noticia del arresto de García Luna. La noticia que me dieron los estadounidenses hace dos meses yo la recibí en diciembre de 2010, a raíz de que me informaron de que el jefe policiaco había contratado personas para asesinarme. Ocurrieron durante varios años atentados contra mí y mi familia. Algunas de mis fuentes de información fueron asesinadas, desaparecidas o encarceladas injustamente. Mientras tanto, los medios de comunicación en México guardaron silencio sobre su enriquecimiento inexplicable y su visible corrupción.


El periodismo de investigación es un instrumento al servicio de la sociedad para descubrir los grandes casos de corrupción, violación a derechos humanos y abusos de quienes están en el poder. Estén donde estén, se llamen como se llamen. No hay intocables y no hay crimen perfecto. Esas han sido las máximas que han motivado mi trabajo de periodista durante los últimos 26 años de mi vida. He sido objetiva, he publicado sólo lo que podía demostrar como lo requiere el rigor periodístico. Me siento orgullosa de pertenecer a este "club” de los que creemos en la rendición de cuentas, a veces por desgracia a costa de poner nuestra vida en peligro para defender un bien mayor: la verdad al servicio del ciudadano.



(DW Noticias)

1 vista

Círculo rojo: el encuentro con la noticia es periodismo profesional, transparente, honesto, comprometido con la verdad para mantener a la sociedad informada de los sucesos que día a día son noticia.

 

Su comentario, amable lector, fortalecerá nuestro trabajo informativo en este caminar de la noticia. Participe con nosotros. Círculo rojo: el encuentro con la noticia es su voz en la red.

circulorojo.elencuentro.1@gmail.com