Buscar
  • Círculo rojo

No tengo derecho a fallar: López Obrador

  • “Por mandato del pueblo iniciamos hoy la cuarta transformación política de México, puede parecer pretencioso o exagerado, pero hoy no solo inicia un nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de régimen político”

  • “Lo digo con realismo y sin prejuicios ideológicos: la política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país”

  • “Bajo ninguna circunstancia habré de reelegirme, por el contrario, me someteré a la revocación del mandato porque deseo que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos”

En las calles la gente le aplaudía, lo saludaba, le deseaba suerte, le recordaba que en él su confianza estaba puesta: “Tú no tienes derecho a fallarnos”, le dijo un joven ciclista a un Andrés Manuel López Obrador que impresionado por la fuerza de las palabras hizo suya esa frase y la llevó al Palacio Legislativo de San Lázaro donde a las 11:22 horas se convirtió en el nuevo Presidente de México.


"Honorable Congreso, pueblo de México. Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido de manera democrática, mirando en todo por el bien y la prosperidad de la unión. Y así no lo hiciere, que la nación me lo demande", expresó el político tabasqueño para recibir luego, de manos del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, la banda presidencial que momentos antes había entregador el mandatario saliente, Enrique Peña Nieto, a quien agradeció sus atenciones.

“Pero, sobre todo, le reconozco el hecho de no haber intervenido, como lo hicieron otros presidentes, en las pasadas elecciones presidenciales. Hemos padecido ya ese atropello antidemocrático y valoramos el que el presidente en funciones respete la voluntad del pueblo. Por eso, muchas gracias, licenciado Peña Nieto”, dijo al principio de su discurso de 120 minutos ante Senadores, Diputados, Gabinete, gobernadores e invitados extranjeros, al advertir que “por mandato del pueblo iniciamos hoy la cuarta transformación política de México, puede parecer pretencioso o exagerado, pero hoy no solo inicia un nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de régimen político”, pacífico y ordenado, pero al mismo tiempo profundo y radical, “porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México”.

“Si definimos en pocas palabras las tres grandes transformaciones de nuestra historia, podríamos resumir que en la Independencia se luchó por abolir la esclavitud y alcanzar la soberanía nacional, en la reforma por el predominio del poder civil y por la restauración de la República. Y en la Revolución nuestro pueblo y sus extraordinarios dirigentes lucharon por la justicia y por la democracia”.


“Ahora, nosotros queremos convertir la honestidad y la fraternidad en forma de vida y de gobierno. No se trata de un asunto retórico o propagandístico, estos postulados se sustentan en la convicción de que la crisis de México se originó, no solo por el fracaso del modelo económico neoliberal aplicado en los últimos 36 años, sino también por el predominio en este periodo de la más inmunda corrupción pública y privada. En otras palabras, como lo hemos repetido durante muchos años, nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo”.

Esa es, dijo, la causa principal de la desigualdad económica y social, y también de la inseguridad y de la violencia que padecemos.

“Lo digo con realismo y sin prejuicios ideológicos: la política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país. Por ejemplo, la reforma energética, que nos dijeron que vendría a salvarnos solo ha significado la caída en la producción de petróleo y el aumento desmedido en los precios de las gasolinas, el gas y la electricidad”.

Destacó que el daño causado al sector energético durante el neoliberalismo es tan grave “que no solo somos el país petrolero que más gasolinas importa en el mundo, sino que ahora ya estamos comprando petróleo crudo para abastecer a las únicas seis refinerías que apenas sobreviven, téngase en cuenta que precisamente desde hace 40 años no se construye una nueva refinería en el país”.

Sostuvo que el distintivo del neoliberalismo es la corrupción. “Suena fuerte, pero privatización ha sido en México sinónimo de corrupción. Desgraciadamente casi siempre ha existido este mal en nuestro país, pero lo sucedido durante el periodo neoliberal no tiene precedente en estos tiempos que el sistema en su conjunto ha operado para la corrupción. El poder político y el poder económico se han alimentado y nutrido mutuamente y se ha implantado como modus operandi el robo de los bienes del pueblo y de las riquezas de la nación”.

López Obrador aclaró que en esta nueva etapa lo que se busca es regenerar la vida pública de México, sin chivos expiatorios ni perseguir a nadie, porque “no habría juzgados ni cárceles suficientes, y lo más delicado, lo más serio, meteríamos al país en una dinámica de fractura, conflicto y confrontación, y ello nos llevaría a consumir tiempo, energía y recursos que necesitamos para emprender la regeneración verdadera y radical de la vida pública de México, la construcción de una nueva patria, la reactivación económica y la pacificación del país”.


En consecuencia, apuntó, “propongo al pueblo de México que pongamos un punto final a esta horrible historia y mejor empecemos de nuevo, en otras palabras, que no haya persecución a los funcionarios del pasado, y que las autoridades encargadas desahoguen en absoluta libertad los asuntos pendientes”.

Del caso Ayotzinapa el presidente anunció la creación de una comisión de la verdad para castigar los abusos de autoridad, para atender el caso de los jóvenes desaparecidos en Iguala, Guerrero, en septiembre de 2014: “Que se castigue a los que resulten responsables”.

Soy hombre de palabra, dijo, al sostener que las inversiones de accionistas nacionales y extranjeros estarán seguras y se crearán condiciones hasta para obtener buenos rendimientos, porque en México habrá honestidad, Estado de derecho, reglas claras, crecimiento económico y habrá confianza.

Aclaró en los asuntos de trascendencia para la vida pública del país, “yo defenderé con libertad y argumentos mi postura del punto final y de pensar y trabajar hacia el porvenir, pero la ciudadanía tendrá la última palabra, porque todos estos asuntos se van a consultar a los ciudadanos”.

“Hoy presento formalmente a este Congreso reformas constitucionales, proyectos de reforma a la Constitución, para establecer el estado de bienestar y garantizar el derecho del pueblo a la salud, la educación y a la seguridad social”, anunció al afirmar: “Vamos a gobernar para todos, pero vamos a dar preferencia a los vulnerables y los desposeídos. Por el bien de todos, primero los pobres”, expresó.


Recordó que después de muchos años de lucha personal y colectiva llegó a la Presidencia: “Llegamos después de muchos años sin dejar la dignidad en el camino, manteniendo en alto nuestros ideales, nuestros principios. Mi honestidad es lo que estimo más importante en mi vida”, apuntó.

“Estoy preparado para no fallarle a mi pueblo. Ahora que venía para acá, se emparejó un joven en bicicleta y me dijo: Tú no tienes derecho a fallarnos. Y ese es el compromiso que tengo con el pueblo: No tengo derecho a fallar (…) Empeño mi honor y mi palabra. Gobernaré con entrega total a la causa pública”, reiteró López Obrador al precisar que “nada material me interesa, ni me importa la parafernalia del poder siempre he pensado que el poder debe ejercerse con sabiduría y humildad y que sólo adquiere sentido, se convierte en virtud cuando se pone en servicio de los demás”.

Aclaró que “bajo ninguna circunstancia habré de reelegirme, por el contrario, me someteré a la revocación del mandato porque deseo que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos. En dos años y medio habrá una consulta y se les preguntará a los ciudadanos si quieren que el Presidente de la República se mantenga en el cargo o que pida licencia, porque el pueblo pone y el pueblo quita, y es el único soberano al que debo sumisión y obediencia”.

“Acepto el reto y les invito a participar para celebrar juntas y juntos, el esplendor y la grandeza futura de nuestro querido México. Gracias de todo corazón. Que viva México. Viva México. Viva México”, concluyó.

(Fotos Presidencia)

#Nacional

2 vistas

Círculo rojo: el encuentro con la noticia es periodismo profesional, transparente, honesto, comprometido con la verdad para mantener a la sociedad informada de los sucesos que día a día son noticia.

 

Su comentario, amable lector, fortalecerá nuestro trabajo informativo en este caminar de la noticia. Participe con nosotros. Círculo rojo: el encuentro con la noticia es su voz en la red.

circulorojo.elencuentro.1@gmail.com